Dicen que una imagen vale más que mil palabras...
Yo tengo miles de palabras que eclipsarían cualquier imagen.

 

Imagina esto.

Imagina conocer a alguien, que nunca llegarías a saber cuánto llegaría a significar para ti. Hablar con ella todos los días, contestando cada mensaje que te envía. Mensajes de buenos días y mensajes de buenas noches. Cada día que te sientes hundido, ella es la primera persona que te levanta el ánimo. Inmediatamente, ella puede hacerte sonreír sin intentarlo. Te encanta encontrar las palabras perfectas para darle los buenos días y las buenas noches. La confianza que tienes en ella es muy fuerte. Entonces tus sentimientos por ella empiezan a abrirse paso y comienzas a enamorarte, enamorarte seriamente. Le confiesas esos sentimientos. Ella siente lo mismo. El tiempo pasa y acabáis juntos. Te enamoras mucho más de ella.

Nada puede ser más perfecto.

La voz al final de todo.

Llegaste tú y olvidé mi pasado, sólo conjugo verbos en futuro.

Quiero que seas mi tierra prometida, que la voz de tu garganta sea la estancia de mi vida, que la voz de tus palabras sea el renacer de mis deseos, quiero que seas la voz al final de todo.

Suerte.

Apareciste un día en mi vida, así como de la nada, y poco a poco fuiste ganando un hueco en mi corazón, haciéndote más y más importante para mí. Y ahora, eres esa persona que no sale de mi mente, esa por la que daría todo, esa que me saca una sonrisa a todas horas, esa que me da una felicidad única.

Puede que no te vea tanto como otras personas o que no hable contigo tanto como nos gustaría, pero no me preocupa, ya que estoy dispuesto a esperar lo que haga falta para que llegue el día en que pueda despertar a tu lado, y pasar cada segundo de mi vida junto a ti.

(Fuente: valcarce89)

Leer a una mujer

Todas las mujeres son diferentes. Algunas son difíciles, de humor inestable, algunas tienen un montón de emociones diferentes, sin embargo, es lo primero que las hace perfectas. Para empezar a comprender los sentimientos más complejos y profundos de una mujer tendrás que ponerte en su piel. Seamos realistas, la mayoría de los hombres no lo hacen y por eso no llegan a ninguna parte. Créeme, funciona. Tienes que conseguir ver qué es lo que las molesta, qué tiene que ser. Presta atención a su lenguaje corporal y sus gestos faciales, hablan más de lo que piensas. Después, aprende a analizar las palabras que ella utiliza y traducirlas al modo que puedas entenderlas. No estoy siendo sarcástico, pero muchas veces los hombres nos perdemos mucho intentando averiguar qué quieren las mujeres, cuando no es tan difícil.

Ellas quieren amor, momentos, abrazos, entendimiento, confianza. Las mujeres son astutas y quieren que nosotros seamos capaces de traducir, comprender y entender cada gesto y pensamiento. Cruzarse de brazos, sonrisas, caritas de pena, carcajadas y los ojos en blanco todo quiere decir algo. Pueden significar que te quiere, que la haces feliz, que está aburrida, que no eres divertido, que la ofendes, que necesita un abrazo. Pero cuando puedas entender a tu chica de una manera profunda, entonces podrás saber qué es lo que quiere. Entonces podrás figurar que es lo que echa de menos. Así podrás hacerla sonreír. Aprender a leer a tu chica es lo más importante que puedes hacer.

Sabes, todas las chicas dicen que buscan al hombre perfecto, no es así, sólo buscan a uno que intente ser perfecto para ellas. Confía en mi, cuando encuentres a la chica de tu vida, lo sabrás. La conexión que habrá entre ambos superara la física y la química, y desde ese momento, pase lo que pase, aunque vuestros caminos se separen, nada volverá a ser igual.

(Fuente: valcarce89)