Dicen que una imagen vale más que mil palabras...
Yo tengo miles de palabras que eclipsarían cualquier imagen.

 

Y por fin, te descubrí.

Descubrí su belleza no cuando todo iba bien, si no con todo lo contrario. Cuando estaba sentada jugando con las puntas de su cabello, riendo de algo que había pasado. Cuando ella no estaba intentando impresionar a nadie, y había quitado ese muro que había construido hace tiempo para que no la hiriesen. Fue en ese momento cuando no pude apartar mi mirada. Y decidí que nada ni nadie podía separarme de ella.

2011

2011 es un año que pasó rápido, quizás muy rápido. Es el año en el que muchos amigos salen de tu vida, y te das cuenta de quienes son los de verdad. Es el año en que sentiste mucha presión hasta el punto de darte por vencido muchas veces y que todavía estás aprendiendo a recuperarte. Es el año en que prometiste lograr muchas cosas, pero ahora te sientes como si hubieses perdido tu tiempo. Es el año en que sufriste por cosas sin sentido, muchas veces. Es el año en que miras en todos tus recuerdos y te das cuenta la gente que echas de menos. Pero sobre todo, es el año en que aprendiste a levantarte y seguir adelante, poco a poco, y eso está bien.

(Fuente: valcarce89)